¿CÓMO LA COMUNICACIÓN PUEDE IR MÁS ALLÁ DE LAS PALABRAS?

FacebookTwitterLinkedInWhatsAppPinterestPocketCompartir

¿CÓMO LA COMUNICACIÓN PUEDE IR MÁS ALLÁ DE LAS PALABRAS?  Se dice que el 55% de nuestra comunicación pasa por lo que se conoce como “lenguaje corporal”, este porcentaje fue determinado en 1967 en un estudio llevado a cabo por el famoso psicólogo Albert Mehrabian, y sus proporciones se mantienen a la fecha; pero ¿Qué es eso de lenguaje corporal? Se refiere al conjunto de acciones involuntarias, que van más allá de las palabras o el tono de nuestra voz, que realizamos los seres humanos al comunicarnos e interactuar con nuestros pares, básicamente son los gestos, posturas, movimiento de ojos, y hasta la forma de respirar que tenemos o hacemos en dicho momento.

Mehrabian formuló la famosa regla del  “7%-38%-55%”, en la cual el 7% representa el valor de las palabras en un acto comunicativo, mientras que el 38% restante corresponde a la voz (entonación, proyección, resonancia, tono, etc.). Si bien actualmente existen otros estudios que ofrecen porcentajes distintos, todos coinciden en que más del 50% de los aspectos determinantes del proceso comunicativo van más allá de las palabras y la voz, es decir están asociados a las acciones de nuestro cuerpo.

En los experimentos de Mehrabian, los cuáles fueron 3 a fin de probar distintas variables, consideraron entre otras cosas, como los receptores son capaces de juzgar los sentimientos del emisor cuando éste da un mensaje que no es lógicamente compatible con el contenido, por ejemplo: decir “buenos días”, con un tono sombrío y sin emoción, los oyentes consideraron que el emisor “no quería realmente” dar los buenos días. Así obtuvo registros sobre la importancia del tono y demás características de la voz, sobre las palabras mismas.

Otro de sus experimentos consideró las expresiones faciales y la consonancia de las mismas con las palabras: usando tres tonos de voz (grabaciones de tres locutoras pronunciando la palabra “quizás” de tres maneras diferentes) se combinaban con tres expresiones faciales (fotos de tres modelos femeninos). Hallaron que las expresiones faciales fueron aproximadamente 1,5 veces más importantes que el tono de voz juzgado por la actitud del emisor.

Estos resultados han sido la base sobre la cual se ha establecido, y ha quedado demostrado científicamente, la importancia de otros aspectos claves en el proceso comunicativo, dónde no solamente las palabras tienen el protagonismo; aunque estos estudios han tenido detractores y se han realizado nuevas apreciaciones a lo largo de los años, se mantienen vigentes y ciertamente corresponden a lo que cada uno de nosotros experimentamos en el día a día.

Gracias a Mehrabian podemos concluir que las palabras, la voz y el cuerpo tienen que ser coherentes entre sí, pues de lo contrario esta incoherencia puede ser percibida y de ser así es menos probable que la gente crea lo que se está exponiendo. De aquí también deriva el famoso dicho de “no es lo que dices, sino cómo lo dices”… ¿te parece familiar?

 


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR…

 

– 8 BENEFICIOS DEL SALARIO EMOCIONAL

 

LA JORNADA LABORAL NUNCA DEBIÓ SER DE 8 HORAS


 

DÉJANOS TUS COMENTARIOS AQUÍ