DEJA QUE LA GRIPE QUEDE EN EL PASADO

gripe-enfermo

La gripe es una enfermedad producida por el  virus de la influenza, el proceso de recuperación es sencillo y basta con ciertos cuidados básicos para recuperarse de la misma, sin embargo, hay quienes no la libran tan  fácilmente, algunas personas son más susceptibles al virus, tales como personas de la tercera edad, niños menores de siete años o personas con problemas respiratorios previos, es  por esto que la vigilancia de la evolución del proceso viral cobra un papel vital.

El virus aumenta en épocas de frío o con cambios bruscos de temperatura, cuando las defensas no son capaces de vencerlo. No existe un medicamento exacto para prevenirlo, pero aumentar las defensas y evitar en lo posible su infección, son dos métodos adecuados para evitarlo.

Las personas enfermas contagian a otros por vía aérea, es decir, al hablar, toser o estornudar están transmitiendo el virus. Éste entra por la nariz o boca, alojándose en la garganta y en los pulmones generando esa sensación de constante resequedad al hablar y dificultad de la capacidad respiratoria. También es posible el contagio directo pero menos frecuente, al tocar objetos contaminados o una persona enferma.

El virus es capaz de transmitirse desde un día antes del comienzo de los síntomas y hasta 3 a 7 días después de su inicio. La gripe puede durar de una a dos semanas; sin embargo, una mala atención puede repercutir en complicaciones serias como la neumonía.

gripe-doctor-online

 

Las medidas de prevención que aquí se recomiendan están orientadas a eliminar o disminuir el contagio del virus. Recuerda que el buen cuidado de la salud se logra con pequeños cambios de hábitos.

  • Lavar las manos con frecuencia, especialmente después de tocar algún objeto o superficie en la calle. Una manera práctica para tener limpias las manos es el uso del antibacterial.
  • Prevenir tocarse la boca, la nariz o los ojos, ya que el virus penetra a través de las mucosas.
  • Mantener la casa limpia y desinfectada, especialmente los lugares donde se cocina o come, sobre todo si ya hay un enfermo dentro del hogar.
  • Evitar el contacto con personas enfermas.
  • Ventilar el hogar, es conveniente abrir las ventanas, así se renueva el aire y si alguna persona se encuentra afectada, es más fácil evitar el contagio.
  • No compartir objetos ni ropa con personas enfermas, así mismo, dormir en una habitación aparte para no contagiar al resto de la familia.
  • Vacunarse.
  • Mantener una alimentación sana y balanceada y consumir frutas ya que contiene vitamina C.
  • Evitar espacios cerrados con aglomeración de personas.
  • Dormir de 6 a 8 horas. El cuerpo humano necesita tiempo para regenerarse y mantener sus funciones básicas, por lo que dormir de manera adecuada ayudará a aumentar las defensas.
  • No exponerse a cambios bruscos de temperatura. Al exponerse a temperaturas extremas, lo más recomendable es equiparse con accesorios que minimicen el impacto del aire frío en el área del pecho y nariz.

Consejo:

Si está enfermo o tiene sospecha de estar contagiado, es recomendable taparse la boca al estornudar o toser, preferiblemente con un pañuelo de papel desechable para evitar contaminar a otras personas.

 

Comments

comments