¿CESÁREA O PARTO NATURAL? ¿CUÁLES SON LAS MEJORES OPCIONES?

Conoce las opciones que existen al momento de tener un parto por cesárea y un parto natural y cuándo se debe aplicar este procedimiento. En América Latina casi 40 de cada 100 partos son realizados por cesárea, el procedimiento quirúrgico por el cual a través de una incisión en el abdomen, se extrae el bebé del vientre materno.

Este indicador develado por el Centro Latinoamericano de Perinatología, Salud de la Mujer y Reproductiva (CLAP/SMR) de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), calcula que el promedio de cesáreas en la región es  exactamente de 38,9% de acuerdo al último estudio, realizado en 2014, que abarcó a 25 países latinoamericanos.

OPCIONES ENTRE PARTO NATURAL Y PARTO POR CESÁREA

Comparado con países de otras regiones, como EEUU, donde alcanza al 33% y a España, el primero en el ranking europeo con 25%, es una tasa bastante alta. En realidad el promedio de estas intervenciones en Latinoamérica «podría ser mayor ya que en muchos casos no se tiene en cuenta las cesáreas que se realizan en el sector privado», indicó el informe de la OPS.

¿CESÁREA O PARTO NATURAL? ¿CUÁLES SON LAS MEJORES OPCIONES?El incremento de la cesárea tiene muchos factores, desde económicos, médicos y hasta elección de la mujer para no lidiar con los dolores de parto, pero sin duda este fenómeno hace que también surjan opciones y se haga un llamado a volver al “parto natural”.

Actualmente existe una alternativa llamada “parto humanizado” que apuesta por mantener el acto del parto lo más natural posible, donde se ponen como principales objetivos respetar los valores, creencias y sentimientos de la madre, y consecuentemente los del recién nacido. Precisamente el “parto humanizado” tiene dos perspectivas, una de la madre (o la pareja) y una del bebé.


INGRESA Y CONOCE MÁS CONSEJOS PARA TI Y TU BEBÉ EN NUESTRA

SECCIÓN DE MATERNIDAD


Bajo la perspectiva del bebé buscan usar métodos más sensibles y suaves que hagan la transición del vientre de la madre al mundo exterior lo menos traumática posible para el niño. Considerando que el primero, es un es un espacio acuoso, oscuro, tibio y seguro; mientras que el segundo es un espacio más luminoso y ruidoso, y sin duda representa un choque. Entre las prácticas del parto humanizado para con el recién nacido, tenemos por ejemplo:

  • Bajar las luces y voces en la sala de parto.
  • Poner el bebé piel a piel con su madre inmediatamente después de nacer.
  • Cortar el cordón umbilical después de unos minutos y no de manera inmediata para permitir una paulatina. transición de la respiración umbilical a la pulmonar.
  • Realizar un masaje suave al recién nacido.
  • Limpiar con suaves y tibias frazadas al bebé.

Mediconecta

Por su parte la perspectiva del cuidado de la madre se basa en hacerla protagonista y partícipe de este proceso, que tenga decisión sobre su cuerpo y las medidas a ser tomadas en cada paso. Básicamente se apuesta por informar de manera integral a la futura mamá y explorar cada arista del parto, desde miedos, riesgos, beneficios, expectativas y hasta del personal que la va a asistir.

Sin dudas ambos procedimientos son válidos y dependerán de las preferencias e incluso indicaciones médicas que tenga la madre, pero al final del día lo más importante es estar bien informado sobre las opciones que se tienen.


TAMBIÉN PODRÍA INTERESARTE:

 

– EMBARAZO SALUDABLE SIN ESOS KILITOS EXTRAS                                                                                  

– ¿QUÉ HACER DURANTE EL EMBARAZO? 5 CONSEJOS CLAVES


 

NO OLVIDES DEJAR TU COMENTARIO ABAJO…

Comments

comments