LOS PROGRAMAS DE APRENDICES ESTÁN DE MODA

Los programas de “aprendices” están de moda
FacebookTwitterLinkedInWhatsAppPinterestPocketCompartir

LOS PROGRAMAS DE APRENDICES ESTÁN DE MODA. Los modelos de formación que combinan la enseñanza teórica con experiencias de aprendizaje práctico, es decir los programas de aprendices, están ganando terreno en los últimos años. Ciertamente representan una opción válida y con muchos puntos positivos pues ofrecen una educación integral, una que va más allá de conocimientos teóricos y oficios, especialmente a los jóvenes.

En países como Australia, China, Reino Unido y Estados Unidos se están implementando con gran éxito programas de aprendices, los cuáles contemplan 4 características distintivas:

– El aprendiz tiene un trabajo con capacitación estructurada

– El plan de formación combina la capacitación en el lugar de trabajo a cargo de un maestro de la profesión y la capacitación en aula

– Existe un contrato de empleo escrito entre el empleador y el aprendiz, donde se establecen los derechos y responsabilidades de ambas partes

– El aprendiz debe aprobar una evaluación para recibir una certificación de cualificaciones adquiridas, reconocida en la industria

Estos cuatro elementos hacen que se un modelo bastante atractivo para empleadores y jóvenes en búsqueda de trabajo, además se ha desmitificado el hecho de que los aprendices están enfrascados en labores manuales como la plomería, electricidad o panadería; sino que se han visto reivindicados. Actualmente están ganando terreno en nuevos sectores económicos: desde turismo a salud, pasando por banca o nuevas tecnologías. Y los aprendices gozan de gran prestigio en países como el Reino Unido, donde empresas como Jaguar o Rolls Royce reciben cada año más solicitudes de admisión a su programa de aprendices, que las universidades de Oxford y Cambridge.

054912

Y justamente al evaluar cómo los programas de aprendices se conectan con el sistema de educación superior, hay que destacar que además de ser una vía efectiva para acceder al mercado laboral, en algunos países están plenamente reconocidos dentro del sistema de educación formal. Incluso en países con sistemas nacionales de cualificaciones más flexibles, como Australia, es posible ingresar a la educación superior después de haber acabado con éxito un programa de aprendices.

En América Latina y el Caribe existen iniciativas poderosas, especialmente en países como Chile, Colombia, Costa Rica, México y Perú, donde se están potenciando estos programas, si bien aún no están plenamente formulados y en la mayoría de los casos no cumplen con las cuatro características diferenciales de un programa de aprendices, están en proceso de estructuración metodológica y sistemática. Seguramente en unos años veremos los primeros resultados de este tipo de proyectos.


 

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARTE…

– 8 BENEFICIOS DEL SALARIO EMOCIONAL

– LA JORNADA LABORAL NUNCA DEBIÓ SER DE 8 HORAS


 

DÉJANOS TUS COMENTARIOS AQUÍ