¿QUÉ PASA CON TU CUERPO CUANDO DEJAS DE FUMAR?

dejar-el-cigarrillo

La nicotina y el alquitrán son los principales componentes del cigarrillo, 17% de la población mundial fuma activamente y otro 8% sufre las consecuencias sin ni siquiera probar un cigarrillo. A estos se les conoce como fumadores pasivos , lo que quiere decir que en total, un 25% de las personas en el planeta son afectadas directa o indirectamente por los efectos que produce el tabaco.

De cada dos grupos familiares de cuatro personas con niños al menos uno de los padres es fumador, las consecuencias negativas del consumo de tabaco afectan a todos por igual, ya que no solo son riesgos pulmonares para el que fuma sino que la congestión nasal, afecciones respiratorias, neumonía, bronquitis o asma infantil son las primeras enfermedades a los que expone un padre a sus hijos.

El cáncer de pulmón, enfermedades cardiovasculares y problemas respiratorios son los principales padecimientos que acarrea el consumo de tabaco. Científicos concluyen que una persona que renuncia al cigarrillo puede comenzar a ver resultados positivos a partir del primer año de dejarlo. Puesto que la nicotina es una droga, el cerebro de las personas fumadoras necesita un tiempo prudencial para acostumbrarse a la idea de que ya no la tendrá.

Para aquellas personas que dejan de fumar la parte más difícil comienza posterior a eso, ya que tal cual como una droga, el síndrome de abstinencia gana terreno y los síntomas generan cambios físicos y mentales severos para las personas, aquí te mencionamos algunos de ellos:

  • Mal humor y poca adaptación a lugares concurridos
  • Ansiedad
  • Sensación de desánimo o tristeza
  • Aumento de peso
  • Dificultad para llevar a cabo tareas simples por la falta de concentración

Una vez superada esta etapa todo mejora, el cuerpo se va adaptando y el cerebro asimila que ya la nicotina no es necesaria. Una persona que elimina por completo el consumo de tabaco reduce un 50% el riesgo de sufrir un ataque cardíaco, y en 40% después de 10 años sin fumar el riesgo de padecer cáncer de pulmón, los cuales tienden a ser sumamente complicados, puesto que en el peor de los casos concluyen en la remoción del pulmón afectado,


Artículo relacionado: TE IMAGINAS ¿CÓMO ES VIVIR SIN UN PULMÓN?


 

Durante años, han salido al mercado productos y tratamientos que buscan sustituir la sensación que produce el fumar: chicles, parches, hipnosis y más, pero el más efectivo de todos se llama fuerza de voluntad. El dejar el cigarrillo es la mejor decisión que podrías tomar en tu vida, las consecuencias negativas para el organismo y para las personas a tu alrededor deberían ser razón suficiente para dejarlo ahora mismo.

Comments

comments