QUE EL DOLOR MUSCULAR NO TE DETENGA

Si eres de las personas a las que le gusta tener actividad física para sentise bien o si eres una persona mucho más activa y entrenas con mayor intensidad, seguramente alguna vez has padecido de dolores musculares y tu rutina diaria se ha visto perjudicada.

Estas dolencias pueden producirse en cualquier persona que realice actividad física, sin excepción. En su mayoría pueden ser ocasionados por exceso de esfuerzo, golpes o malos movimientos. Su intensidad puede variar desde muy leve a muy intensa.

¿Qué los genera?

– Contractura muscular, se produce por una sobrecarga en la musculatura consecuencia de la adopción de malas posturas o por levantamiento de peso excesivo.

– Sobrecarga al levantar peso y el músculo se somete a gran esfuerzo.

– Lesiones que se producen directamente sobre el músculo afectado.

– Sometimiento del músculo a un estiramiento exagerado.

– Desgarro, rupturas de las fibra musculares. Esto implica la inmovilización total del músculo y también suele desencadenar hematomas.

 

 

¿Cómo continúo mi rutina diaria sin dolores?

  • Descansa la zona afectada.
  • Coloca hielo varias veces al día para reducir la inflamación y el dolor.
  • Toma una ducha caliente para relajar la tensión de los músculos.
  • El estiramiento leve del músculo puede ayudar a contrarrestar el dolor pero, ten cuidado e inténtalo con mucha calma.
  • El yoga y la meditación son excelentes ejercicios para relajarse.
  • Ingiere alimentos anti-inflamatorios como el jengibre, granos enteros, salmón o fresas.

¿No tengo un dolor intenso pero, cómo se si debo acudir al médico?

  • Luego de 3 días continuos con el dolor.
  • Si presentas hinchazón y/o enrojecimiento.
  • El dolor aparezca con la toma de un medicamento o el cambio de dosis.

El cuerpo es una máquina increíble y nos permite realizar actividades físicas extremas. Aún así todo tiene un comienzo y recordarlo es la clave para evitar lesiones. Utiliza estos tips para que puedas entrenar sin perjudicar tus músculos:

  • Estira bien antes y después de comenzar el entrenamiento.
  • Toma unos minutos para hacer calentamiento antes de empezar el ejercicio.
  • En tu área de trabajo, toma un tiempo para levantarte y hacer estiramiento.
  • Aumenta progresivamente el nivel de intensidad de tu rutina física.

 

 

Comments

comments