¿POR QUÉ SUDAS?

sudoración-excesiva

¿Sudas más de lo normal? ¿Te sudan manos y pies sin razón? ¿Sudas “cuando estás” en el lugar menos conveniente? Si te sientes identificado con estas preguntas en este artículo vamos a decirte a qué se debe y qué hacer para evitar esta desagradable situación.

Nuestro cuerpo está colmado de glándulas sudoríparas, aproximadamente 3 o 4 millones ubicadas en su mayoría en la cabeza, manos,  pies, axilas y espalda cuando sudamos, estas glándulas conducen el líquido a través de los poros para así refrescar nuestro cuerpo y poder nivelar la temperatura del exterior, pero ¿Qué pasa cuando el sudor es demasiado y se convierte en una situación incontrolable?

En ocasiones el sudor es necesario, por ejemplo al realizar alguna actividad física la sudoración es fundamental para poder refrescar el cuerpo de manera natural. Por otra parte, si al estar en reposo la cantidad de sudor que expulsa tu cuerpo es excesiva, es posible que puedas estar sufriendo de hiperhidrosis y se define como enfermedad crónica que se manifiesta con una sudoración excesiva y sin control, afectando relaciones interpersonales y sociales.

auto

Lo que comemos tiene una incidencia directa con todo lo que sucede en nuestro organismo, si sufres de sudoración excesiva tal vez puedas controlarlo evitando comidas muy condimentadas o bebidas muy calientes, la carne, y las bebidas alcohólicas también pueden alterar la temperatura de tu cuerpo haciendo que sudes cuando menos lo esperas.

Seguramente puedes preguntarte ¿por qué a mí? Pues solo el 3% de la población sufre de esta enfermedad, aquí te contamos cuáles son las causas más frecuentes por las cuales puedes estar padeciendo de esta incómoda enfermedad.

  •         Herencia: el 50% de las personas que sufren de hiperhidrosis es de carácter hereditario, en estos casos es frecuente que se presente en la pubertad, aunque también hay casos que se presentan en la niñez.
  •         Medicamentos: algunos tratamientos para la diabetes, tiroides o hipertensión pueden ser causantes de la hiperhidrosis.
  •         El embarazo: durante el proceso de gestación se sufren cambios hormonales drásticos, uno de esos cambios puede desencadenar la sudoración excesiva.
  •         El estrés: en este caso se convierte en un detestable círculo vicioso ya que la sudoración excesiva causa estrés y el estrés causa sudoración , evita la ansiedad y la tensión emocional.

Si consideras que el problema está fuera de tu control lo más recomendable es que consultes a tu médico, el especialista sabrá que recomendar para evitar pasar malos ratos e incómodas situaciones sobre todo en lugares donde tu antitranspirante  no debería abandonarte.

 

Comments

comments